El Tiempo

Como vuela el tiempo. Han sido muchas las vivencias que forjamos juntas. Ahora ya estamos más maduras, tú cumples un año más y yo me encuentro más consciente de la bendición que Dios me concedió al ponerte a mi lado.

Sin embargo parece que fue hace poco cuando estaba correntiándote por toda la casa para que me devolvieras lo que me quitaste, o cuando mamá me castigaba porque decía que tú estabas pequeña y yo siempre era la responsable por todo.

Esos tiempos fueron una gozada que no olvidaré jamás.

Cuando jugábamos a la doctora y tú eras la paciente, o a las muñecas y tú eras mi muñeca. Yo decidía que jugar y que no, y tu inocente siempre me hacías caso y me seguías en todo, sin oponerte. Ya luego empezaron esas peleas por tonterías, de las que lamento mucho haberte gritado.

A veces te tenía que vestir y peinar, sentía una responsabilidad enorme de ayudarte, imaginé que eso mismo sentiría cuando tuviese hijos. Fuiste mi práctica para mamá.
Siempre serás mi pequeña hermana, y te amaré con todo el corazón.
Muchas felicidades por tu cumpleaños.