Hola Madrina

Hola madrina, estoy muy contenta por tu cumpleaños, por eso te quiero felicitar con el abrazo más grande y suavecito que puedo darte.

Aunque yo no te escogí como mi madrina, sé que mis padres tomaron la mejor decisión.

Tengo la mejor madrina del mundo, la más divertida, la más inteligente y buena.

Desde pequeña me enseñaste las oraciones y me explicaste que había un Dios maravilloso que cuidaba de nosotros.

Me ayudaste a recorrer el camino de la fe y me aconsejaste cuando estaba triste o me sentía rebelde. Quiero agradecerte por todo eso y desearte el mejor cumpleaños. Le pido a Dios largo tiempo de vida para ti, salud y prosperidad, como recompensa por tu hermosa labor.

Hemos preparado un pastel muy sabroso en tu honor. Disfrútalo y comparte con nosotros tu día especial.

¡Gracias y felicidades!