Mi Angel De La Guarda

En un día como hoy cumplirías un año más de vida y te despertarías feliz recordándonos a todos que era tu cumpleaños.

Pero ya no estás, y ahora desde ahí arriba eres mi ángel de la guarda y sé que me proteges y me cuidas en todo momento.

Aún me cuesta mucho reponerme después de tu partida, pero sería capaz de llegar hasta el cielo para decirte lo mucho que te quiero.

Te ganaste un espacio eterno en mi corazón gracias a tu bondad y tus buenos sentimientos, y yo quiero acompañarte con mi pensamiento y desearte un buen cumpleaños al lado de millones de ángeles.

¡Nunca te olvidaré, porque es imposible olvidarse de una persona tan increíble como tú!

Tampoco olvidaré nunca todo lo que me has enseñado, y daré todo lo mejor de mí para que desde ahí arriba seas feliz al ver la persona que soy. ¡Te quiero mucho!